martes, 12 de julio de 2016

En el centro de todo ser humano, en el fondo de la mente,
en el silencio y en la Luz, destella la conciencia resplandeciente del Alma,
potencia creativa, armonía, sabiduría y amor.
Por el despertar de Eso en esta Aurora humana,
hemos nacido.
- Patricia May –



No es fácil clonar una oveja.  Clonar un ser humano será tarea más complicada y asegurarse de que ese clon sea tan perfecto al punto de poseer ALMA necesitara de mucho más trabajo aún.
Una cuestión que no deja indiferente a casi nadie es la clonación humana, más aún cuando al parecer ya no es solo especulación sino un experimento con posibilidad real casi a la vuelta de la esquina. Si el Alma es aquello que nos diferencia de todas las especies, bien vale hacer algunos cuestionamientos por muy locos que parezcan y he ahí donde las cosas se complican aún más.

Unos dicen que los ojos son el reflejo del alma, otros que quienes no tienen sombra no tienen alma, hay quienes dicen que se puede absorber el alma a través de tu álito; también están aquellos que dicen que el alma se separa del cuerpo y que solo está fijado a él por un cordón de plata. ¿Si aún no sabemos la exacta ubicación del alma y su composición, como haremos para trasladarla a otro ser?



Te invito a poner en práctica la imaginación y hacer el siguiente ejercicio:

Ante la supuesta posibilidad de contactar a un miembro de una civilización extraterrestre  y tener la posibilidad de darle un paseo por nuestro mundo, llegado un momento expones ante el nuestro uno de nuestros mayores logros científicos, un Clon Humano. Probablemente este visitante de las estrellas quede impresionado y pida que le dejen llevar  un clon de humano a su planeta para que sus coterráneos conozcan nuestra especie. Cuando este visitante se encuentre en su hogar exponiendo la nueva adquisición probablemente alguien le diga:

 “eso no es realmente un Clon Humano…no tiene alma”.


Automáticamente pasaremos de ser una civilización avanzada y acogedora a una pobre especie estafadora.




Si este nuevo ser no podrá ser llamado “Clon de humano”; tampoco puede ser llamado robot pues será de carne y hueso, entonces ¿cómo debe ser anunciado? ¿Como “Clon de que”?

Cada vez está más cerca el día en que una de nuestras inquietudes y preocupación sea saber si es posible  clonar el alma humana.

"Hay temores de que si se clona al humano, pero clonar es como obtener gemelos, en la naturaleza hay sistemas de clonación en bacterias, si los humanos que se obtuvieran de clonación tendría alma, esa es una cuestión religiosa, pero se debe ver desde el punto de vista científico, hay niños nacidos desde hace veinte años que fueron formados por fecundación in vitro, tienen alma, aún es difícil contestar preguntas sobre todo en el marco ético, moral, científico". (Dr. doctor Julio Castello Ruelas. Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí).

Si no poseemos alma  ¿podrá en nosotros subsistir  la capacidad de  comprensión y empatía o la incapacidad de dañar? ¿Surgirán estos aspectos como algo natural? es aquí donde El Alma emerge  como el aspecto mediador entre lo Uno y lo otro, entre  humanos o cosas. El Alma es el resultado de la interacción con el mundo. 



Cada persona con sus propias  experiencias, su educación escolar, en conexión con los demás, con amores y dolores,  éxitos y los fracasos, moldea su alma. 

“El alma no depende del cuerpo, ya que el hombre recibe el alma de acuerdo a las leyes espirituales absolutas y predeterminadas, las cuales no son influenciadas por las ciencias físicas y biológicas. El alma, es inaccesible para la biotecnología.” (Cabalá Para Aprendices - Dr. Michael Laitman).

Muchos creen que el Alma rige los senderos de la vida, que  tiene una Identidad, que  existe  en una dimensión de Conciencia más allá del tiempo-espacio. Para otros es más bien una experiencia que da la certeza que somos entidades espirituales y que nos permite saber  que sólo las formas cambian, que nuestra Esencia permanece. El Alma es un aspecto, un estado que individualiza a cada Ser en su Esencia.  

Para algunas personas el Alma es aquel aspecto central lo caracteriza y diferencia de las demás especies y que  es aludido en el momento de pronunciarse las palabras “creado a imagen y semejanza de Dios” pues resuena con la Divinidad.  En algunas tradiciones el Alma es la Divinidad expresada individualmente, es poderosa y  cuando hablan de ella no se  refieren a una dimensión volátil sino al aspecto central de nuestra Conciencia aquello que nos pone  en sintonía con todos los seres y nos permite reconocernos como parte manifestaciones del Universo.

El Alma es lo que Jesús llamó el “Reino de Dios en la tierra de los hombres” dominio que nos caracteriza como seres espirituales, únicos y eternos.

¿Continuar siendo seres humanos significa simplemente  ser inteligentes, y seguir avanzando en el conocimiento y entendimiento de las cosas?

No sabemos qué genes o factores ambientales determinan los comportamientos complejos que definen el carácter o la inteligencia y menos aún como de que está conformada el Alma. Remotamente sabemos por qué  poseer Alma nos hace particulares e inimitables. Pero debemos forzar  casi de manera urgente a la comunidad científica, por la responsabilidad divulgadora que les corresponde a dar respuesta a las cuestiones que aludimos en estos artículos. Sólo a partir de la información y del conocimiento es posible la reflexión, la opinión y  la toma de decisiones. En este, tienen una misión que cumplir.

















0 comentarios:

Publicar un comentario