miércoles, 25 de mayo de 2016





Caso Sphere Face ( Chile, Temuco)

Investigador y Redactor: Enzo Contreras
Diseño, ilustración y Fotografía: Enzo Contreras ( Bocetos Hechos por los testigos)

Atrezo Audiovisual: Cámara Video Practica HD; Cámara Fotográfica Nikon HD



Antecedentes y relato del Caso

1 Día

Fernando Vera, de 25 años edad, estudiante universitario, ciudadano independiente, en el año 2006, tiempos en los cuales convivía, con su Padre Joel Vera, Madre Marcia Aguilar y Hermano Segundogénito Juan David Vera, en una noche común, como a las 3:00 de la mañana, los Padres de Fernando, mientras descansaban, después de un día laboral, observaron unos destellos, que procedían del interior del inmueble. Pudieron visualizar esto, ya que ellos tendían a descansar, con la puerta de la habitación abierta, costumbre que acabo, debido a los sucesos ocurridos en este caso. Asustados, a causa de la probabilidad, de que su residencia, haya sido allanada por vándalos, también meditaron, que podía ser algún vehículo, o algún vecino con alguna linterna, descartaron que podían ser los faroles, o postes de luz del pavimento, porque aquellas luces tenían movimiento. La Madre de Fernando, quien se percató del suceso, alerta a Don Joel, quien se levantó a indagar, mientras la Madre permanecía sentada en la cama, fue a averiguar que eran esos destellos, debido la penumbra de la noche, esa extraña iluminación era más patente, en ese momento quedaron los dos estupefactos, con lo que visualizaron, los destellos no procedían de linternas, u otro sistema de iluminación conocido, sino de dos objetos (imagen 1, Boceto Hecho por el Testigo), que ellos interpretan, como dos esferas u geoides (esferas ovaladas), que suspendidas en el aire, se movían en forma elíptica (imagen 2, Boceto Hecho por el Testigo), con una conducta excéntrica, aquellas esferas, incursionaban en la sala de estar (imagen 3), del segundo piso de la casa (imagen 4 y 5), el patrón de conducta de estas esferas, era peculiar, y no se sabía que hacían ahí, en una casa cotidianamente normal, ya que lógicamente, se desconocía que podría llamarles la atención. Luego de este constante movimiento, las esferas se asociaron, mezclándose entre ellas, formando una esfera blanca, pero más grande, luego de esto, ingresaron a la habitación del protagonista, estando la puerta cerrada (imagen 6), es decir, de forma inexplicable, estas esferas eran capaces de atravesar, aquella puerta, sin abrirla, los Padres de Fernando observaban, como la iluminación de la esfera, sobresalía del otro lado, por los bordes de la puerta (imagen 7, Simulación con ampolletas encendidas), y valga la redundancia, estando cerrada.


Imagen 1

Imagen 2

Imagen 3

Imagen 4



                                                                                         

Mientras Fernando Vera, dormía en su habitación, y luego de despertar por aquellos ruidos, que se sentían en su casa, el interiormente, padecía de una sensación de bienestar, indescriptible, él lo relaciona, con algo similar, a una paz interna, amilanado y confundido, con lo que pasaba, comienza a ver destellos, que provenían de los dinteles de la puerta, primero de tonalidad blanca, y luego amarilla, siente que esas dos esferas repentinamente, entran en su habitación, escena que los Padres vieron, el impresionado con lo que ve, simula que sigue dormido, que a pesar de esa paz interior, igual sintió algo de miedo, pero aun con los ojos cerrados, logra percibir aun, la presencia de estos dos cuerpos, y sus destellos, que patentan mucho, su estadía en la habitación.
Los tres testigos, describen estos dos objetos; como ovalados, uno pequeño de color blanco, y otro más grande de color amarillento; los dos tienen un diámetro, un poco menos, al de un balón de futbol, tenían también en común, un halo luminoso albugíneo o blanco alrededor, y al moverse, emitían una especie de estela, no generaban ruido. Según la descripción de Fernando, la esfera amarillenta, siempre parecía liderar a la esfera más pequeña, como si tuviera la sujeción, de aquello que estuvieran realizando en aquella casa, obviamente que esos objetivos, aún siguen siendo un misterio. La refulgencia o destello, de las esferas, era tan potente, que alumbraba la pieza, como si estuvieran las ampolletas encendidas, ya que en ese momento, los interruptores de las bombillas eléctricas, estaban apagados, luego de un tiempo de 5 o 6 minutos, que estuvieron aquellos objetos, y un intervalo de un minuto, que duraba la presencia de Fernando, como testigo, de forma despierta o soporífero, las esferas se iban rápidamente, a través de la ventana, del cuarto del protagonista. El motivo, era que el Padre, ingresaba a la habitación, para presenciar el fenómeno. Don Joel Vera, lo interpreta de la siguiente manera, “que al momento de ingresar, aquella luz potente, que alumbraba la habitación, como si estuvieran las ampolletas encendidas, se apagaba súbitamente, con la entrada de el a la habitación”.
Lo curioso, es que aquella paz interna, que sintieron los tres testigos, provoco que después de este evento, continuaran su reposo normalmente, como si ningún suceso, hubiera acaecido en la casa. De hecho, cuando observaron aquellas esferas, ellos miraban de forma grata, que pese a lo poco convencional del suceso, no sintieron miedo alguno, solo curiosidad, por aquellos objetos, y también lo encontraron, un evento muy ostentoso, y llamativo, lo que también no incentivo, a dar alerta de socorro.



Imagen 5

Imagen 6

Imagen 7

 
2 Día

Al día siguiente, vuelve a repetirse aquel evento, que los dejo anodadado, los Padres de Fernando, esta vez anómalamente, esperaban curiosamente, la llegada de estos objetos. Por las circunstancias y casualidades, sucedió lo que ellos esperaban, nuevamente, retornan estas esferas, visualizan como aquellos círculos, incursionaban por la sala de estar, los testigos lo relatan, de la siguiente manera, “estos objetos actuaban con un carácter lúdico, como si estuvieran jugando”,  también mencionan, de que las esferas en ocasiones, se mantenían quietas, para luego continuar con los movimientos.
Haciendo un anexo de todo esto, que por sí mismo, ya es sorprendente, la Madre de Fernando, la Señora Marcia, relata otro hecho entreverado, en todo este suceso.
Mientras ella estaba en su cama, comentaba, que siempre acostumbraba, a descansar de lado, hacia su derecha, repentinamente gira, y queda impresionada con lo que vislumbra, era la cabeza, y sin cuerpo, de un personaje de género masculino, era extranjero, como los habitantes medievales, con el cabello de color blanco, y utilizando esa misma tonsura, o tocado de los medievales, también tenía una nariz prominente, como los habitantes turcos u otomanos, una cutícula o tez morena, y aquella cabeza, se mantenía suspendida en el aire (imagen 8, Boceto Hecho por la testigo).


Imagen 8


Según la narración de la testigo, aquel espectro observaba, a su marido, quien reposaba en el lado opuesto, y no desistía en la mirada, luego de eso, la Señora Marcia, recupera su posición anterior, y nuevamente retorna a observar, si  aquella visión continuaba ahí, y se percata de que ese espectro, había desaparecido. Ella visualizo este fenómeno, estando consciente, no sabe aún, si aquel espectro, tiene alguna conexión con las esferas, sin embargo, ella da constancia, de que fue verídico, pero pese a este anexo, los protagonistas solo lo tomaron, como un suceso temporario, y convergían su atención y curiosidad, hacia las esferas. Los Padres de Fernando mencionaron, que en el segundo día, esos objetos, no ingresaron al cuarto de su Hijo, no obstante, el protagonista, tiene otra versión al respecto.
Ese mismo día, esta vez, a pesar de la sensación de paz interna, que Fernando decía sentir (Un dato trascendental, esta sensación de paz y tranquilidad interior, es relatado, por una enésima de casos de encuentros con humanoides y objetos, y no es una primicia), él se cubrió con una sábana, patentando cierto miedo, y manteniéndose así, observo como esas esferas, se movían dentro de su habitación, con esos mismos movimientos elípticos, no obstante, decide descubrirse de la sabana, desapareciendo a su vez, aquel miedo, y dominando la sensación de paz inexplicable, y luego de eso, al visualizar el movimiento de las esferas, se percata de que aquellas se detienen, manteniéndose estáticas y suspendidas en el aire. Uno de estos objetos, la esfera amarilla, comienza a tomar un movimiento rectilíneo, lento y diagonal (imagen 9, Boceto Hecho por el Testigo), al visualizar la conducta, de ese extraño objeto, Fernando se sentía observado y analizado, por aquella esfera amarilla, después de eso, toma la decisión de tocarlas, pero en el intento, queda enyertado o paralizado, otra sensación, que el mismo relata, y que le impide tener contacto con ellas, que obviamente, está fuera de su voluntad. Fue en ese preciso momento, cuando en esa esfera amarilla, visualiza el rostro, de una entidad desconocida, que se contrastaba con el color, de la esfera amarilla.

Imagen 9

Imagen 10

Imagen 11


























Continua Abajo















Este rostro, era de color anaranjado, era de aspecto fusiforme, es decir alargado, con ojos avellanados de color blanco, en sentido horizontal, la mollera era irregular, como una especie de curva sobresaliente, sin ninguna gesticulación o expresión (imagen 10,Boceto Hecho por el Testigo ), por lo que Fernando, al observarla, nuevamente siente un miedo, al sentirse avizorado, y observado por esa entidad. Luego de esto, Cuando aquellas esferas, se percataban de los ruidos, de que alguien más, intentaba ingresar a la habitación, estos objetos se retiraban rápidamente y raudamente, por la misma ventana que la vez anterior, la del cuarto de Fernando. Don Joel Vera, que era la persona, la cual entraba en la habitación (imagen 11), intentaba aprehender o atrapar, alguna de estas esferas, pero nunca lo logro. Luego de eso, Fernando que por un mero momento, estaba inmóvil, por el fallido intento de tocar esos objetos, transcurrió un tiempo de 3 segundos, y recupero sus funciones motrices, pudiendo nuevamente, moverse a voluntad.
En otra ocasión, en la residencia o casa del frente, de donde ocurrieron estos hechos, perpendicular a esta casa de enfrente, en el cielo, en horario de noche, vio una luminaria, de color amarillo, de forma esférica, que realizaba movimientos circulares, y después se quedaba estática, para luego continuar con esos movimientos elípticos, es decir, un patrón de conducta, muy similar a las esferas, que ingresaron a la casa, de todo este lance, aquella luminaria, tomando como referencia, el tamaño de las estrellas, era un poco más grande, luego de eso, aquel objeto desapareció. Ese hecho, lo presencio solo una vez, el testigo piensa que puede tener, una ilación o vinculo, al caso de las esferas, pero es algo relativo e hipotético (imagen 12, Boceto Hecho por el Testigo).





Imagen 12



Conclusiones y búsqueda de los testigos

Como datos, incisos y anexos, el testigo decía soñar con búhos o lechuzas, en los días, que sucedieron estos hechos, según lo que él ha investigado, las visiones oníricas, de estas aves, se relaciona, con haber tenido encuentros cercanos, con entidades desconocidas, decía que en aquellos sueños, veía una parvada de lechuzas, y que una de ellas, intentaba picotearlo, y las demás miraban (imagen 13, Extraída del Film, la Cuarta Fase), algo absolutamente peculiar. Días antes de estos sucesos, el relataba, que había escuchado voces, que le hablaban, y que probablemente, las entidades, dueñas de estas voces, lo visitaron, pero aún se mantiene, solamente como una hipótesis.

Imagen 13


Los propósitos de estas esferas, son aún desconocidos, se registró a Fernando, para ver si tenía marcas, o algo por el estilo, pero no se halló nada, pero las conclusiones, de los padres del protagonista, era que aquellas esferas, tenían una consecución u objetivo, que convergía hacia Fernando. Según lo que relataba el testigo, es que su Padre, siempre tenía acercamientos más cercanos, con las esferas, porque él las veía, y además los seguía, el no sufría de los efectos, de parálisis, que padecía Fernando.
A principio, ellos lo relacionaban, con el tema psicodélico, es decir, la presencia de fantasmas, también meditaron y reflexionaron, que podían ser entidades, seráficas o angelicales. Pero en una de esas casualidades, ellos visualizan, un infomercial televisivo, de casos extraterrestres, y al parecer vieron algo similar, en los “Foo Fighters”, donde vislumbraron, que una de esas esferas televisadas, que igual despedían ese brillo intenso, mostraba también una entidad, pero en esta ocasión, un cuerpo pequeño, que es lo más similar, a lo que ellos vieron, y que han podido encontrar, la diferencia, es que estas esferas, que estuvieron en la casa, eran más veloces, que las esferas de los videos de Foo Fighters, que ellos han podido ver. También han indagado, en foros, donde se narran y rubrican, historias similares, los testigos, nunca han consultado a un grupo experto, en el tema, ya que era irrelevante, o no lo habían considerado, (AYFO, tiene la exclusividad de este caso).


Antecedentes Anexos

El protagonista Fernando Vera, narra que ha sido testigo, de otras entidades, no vinculadas a la ufología, seres de aspecto retaco o pequeño, que salían de su armario, que lo relaciona, con posibles duendes, también visualizo, el ánima y espectro, de un niño, el cual nunca vio su rostro, y que jugaba, con los accesorios de entretención, de su Hermano menor. La Madre relata, que en una oportunidad, toma el localizador o celular de Fernando, y a través de la pantalla, observa un extraño resplandor, que pretendía reflejar algo, que estaba tras ella, suceso ocurrido, también en la habitación, de Fernando.
Tomando esta evidencia, existe la probabilidad, de que ellos puedan vislumbrar, las entidades de dimensiones paralelas a la nuestra, habilidad que no es muy común, pero una enésima de personas, mencionan tener este dote, que es muy atípico.

Don Joel Vera y Fernando Vera, son crédulos de la información, o casuística de fenómenos desconocidos, pero la Madre Marcia Aguilar, no es muy proclive a esta temática.
La experiencia fue para ellos algo neutral, no gafe, y tampoco grata, las esferas no tenían una conducta hostil, el testigo manifiesta, que no habría temor, si aquellos eventos se repitieran, solo preocupación, velando por la seguridad de sus allegados, solo queda la curiosidad de la familia, de que fue aquel evento, sucedido en esta casa.
















0 comentarios:

Publicar un comentario