sábado, 6 de febrero de 2016






Una aproximación a la naturaleza y origen del Fenómeno OVNI y los Encuentros Cercanos en particular...


LA ECUACIÓN DE LA DISTORSIÓN: DECONSTRUYENDO LOS ENCUENTROS CERCANOS CON OVNIS






Según las premisas de la Teoría de la Distorsión la naturaleza real de los encuentros cercanos con OVNIs obedece a un fenómeno radicalmente opuesto al planteado por la hipótesis extraterrestre. Dicha teoría indica que la interacción/comunicación mental entre un “agente externo” desconocido y la psique de los testigos dan origen a unas desconcertantes, pero engañosas experiencias de encuentros cercanos con supuestas aeronaves y humanoides de procedencia “no humana”.

El fruto de dicha “simbiosis mental” es la creación de un “escenario ficticio” de pretendidos aterrizajes de naves extraterrestres, donde la “escenografía” y “personajes” que se ponen en juego, mediante una proyección tridimensional, que puede tener una consistencia física, carecen de continuidad y permanencia real en nuestro universo tras su visionado. Por ello, todo lo representado ante los ojos de los testigos no es más que una ficción temporal “distorsionada” de los contenidos inconscientes de los propios observadores, pero controlados y ejecutados por un “agente externo” no identificado que ejerce como un director de orquesta. Si esta premisa es cierta, la implicación del testigo en la “elaboración” de las experiencias es mucho más trascendental y rastreable de lo que se había pensado hasta el momento. Por tanto, si los investigadores hubieran buceado en la mente de los observadores en busca del verdadero origen de los referentes visuales ó conceptuales representados en su encuentro cercano los hubieran hallado sin mucha dificultad.

Así, la teoría de la Distorsión establece que, conociendo información de sólo una de las 2 partes  que conforman este tipo de vivencias, el TESTIGO o el ENCUENTRO CERCANO, podemos "intuir" elementos de la otra parte de forma precisa y desconcertante. Lo que demostraría que se trata de un fenómeno de “creación mental compartida” entre la psique humana y un “agente externo”.
Por ejemplo, si leemos en un informe que el OVNI tenía forma de helicóptero es muy probable que el testigo tenga algún tipo de relación con el estamento militar (ser militar, vivir cerca de una base militar, aficionado a las cuestiones militares, a la aviación, o ser piloto, etc.). O, si por ejemplo el testigo tiene conocimientos sobre un determinado área (aficionado a la egiptología, electrónica, armas, ciencia ficción, etc.), es probable que esto se vea reflejado en su supuesto encuentro con extraterrestres y, antes siquiera de conocer los detalles de su vivencia, podamos adivinar/intuir algunos elementos de su encuentro. De hecho, para certificar la conexión mental soterrada en este apartado del fenómeno OVNI, hay algunos ejemplos muy llamativos. Es curioso que la mayoría de incidentes registrados de humanoides parecidos al “muñeco de Michelin” hayan ocurrido inevitablemente sobre territorio francés, de donde es originaria la famosa marca de neumáticos y donde estaría más presente el icónico logotipo en el inconsciente de los testigos. Y tampoco es casual que muchos ocupantes de OVNIs observados por niños porten pistolas y armas, elementos muy latentes en el imaginario infantil. Pero, donde mejor se aplica esta regla o ecuación es a los detalles más extraños y singulares de la experiencia (emblemas, forma del OVNI, vestimenta de los tripulantes, comportamiento, etc.), ya que estos elementos son, en la mayoría de los episodios, UNICOS e IRREPETIBLES y por tanto deben de tener un origen claro en la idiosincrasia del testigo. Hasta la fecha estos detalles habían representado un muro infranqueable para los investigadores, puesto que eran incapaces de analizar y comprender esta enorme y dispar casuística repleta de elementos propios e INSTRANFERIBLES. Sin embargo estos detalles únicos pueden ofrecer la clave para comprender el fenómeno al que nos enfrentamos. Probablemente la respuesta sea que estos elementos son aportados por el propio testigo, de forma inconsciente, a la hora de “fabricar” la experiencia. Esto explicaría 3 aspectos inexplicables de los encuentros con OVNIs:

1.- Por qué existen tantos detalles únicos dentro de un encuentro cercano que no se repiten en otros incidentes (cientos de humanoides diferentes y OVNIs de infinitas formas y tamaños)

2.- Y por otro lado, se explicaría por qué existen tantos aterrizajes OVNIs en los archivos de los investigadores. Al tratarse de un fenómeno en cierto modo de “proyección psíquica” puede ocurrir en cualquier parte del mundo y ante un casi ilimitado número de testigos diferentes.

3.- También explicaría el componente/factor "absurdo" de esta experiencias, quizás, uno de los aspectos mas bizarros e incomprendidos de los encuentros cercanos con OVNIs. Bajo la óptica de la Teoría de la Distorsión estos aspectos inclasificables se revelan como un simple efecto intrínseco e intrascendente producto del proceso de la creación mental/onírica/compartida entre la psique del testigo y el agente externo. Para responder a los comportamientos extraños e ilógicos mostrados por los humanoides o, a algunos detalles incoherentes del interior de los OVNIs, por ejemplo, hay que tener en cuenta, que la "fabricación" de estos sucesos obedece a un proceso similar al que experimentamos mientras soñamos, donde la realidad y lo imaginario se entremezclan de forma admirable para la recreación de un psicodrama de interpretación individual.


Por tanto las preguntas correctas que deberíamos formular al conocer un encuentro con OVNIs sería las siguientes: ¿Por qué un testigo ve concretamente un OVNI en forma de pirámide y no de platillo volador?,  ¿por qué el OVNI tenía ese determinado elemento?,  ¿por qué tiene ese símbolo en el fuselaje?, ¿por qué el ocupante tenía ese aspecto concreto?, ¿por qué los tripulantes le hablaron al testigo sobre esa materia y no otra?.
La teoría de la Distorsión plantea respuestas para todas estas cuestiones. La solución la podemos rastrear en el propio testigo.



DESCIFRANDO EL ENIGMA:


1.- HELICOPTERO DE OTRO MUNDO
Algunos ejemplos de lo que hablamos. William Laxton (Texas, 1966) trabajaba en una Base de la USAF cuando tuvo su experiencia OVNI. Si preguntáramos que tipo de encuentro cercano podría vivir, tendríamos en cuenta o destacaríamos su vinculación con el estamento militar. ¿Existe relación entre el testigo y su experiencia?. Si. De hecho, Laxton observó un OVNI con forma de helicóptero, que tenía símbolos (letras y números) parecidos a los que tienen los aviones o helicópteros, y para mayor desconcierto estaba tripulado por un humanoide vestido de militar que parecía realizar trabajos de mantenimiento sobre la aeronave, actividades muy frecuentes en la base donde trabajaba Laxton… ¿pura casualidad?.



El artefacto tenía muchas semejanzas con los helicópteros y aviones que el testigo veía en la base militar donde trabajaba,



2.- EL “TELEVISOR” VOLADOR
 Tad Jones (West Virginia, 1967) observó un pequeño y asombroso ovni esférico de metal con antenas, hélices, patas y ruedas. El artefacto tenía aspecto de electrodoméstico o un artilugio similar, más que de nave extraterrestre. ¿Qué tipo de observador tendría este tipo de experiencia?. Las preguntas que deberíamos formularnos es donde trabajaba Tad Jones o que aficiones tenía. La respuesta la encontramos en la primera de nuestras interrogantes. El testigo trabajaba en una tienda de electrodomésticos.

                    El OVNI observado por Jones tenía apariencia de electrodoméstico o satélite.




3.- “MECÁNICOS” DEL ESPACIO
La Sra. Marianne en compañía de su suegra (New Berlin, Nueva York, 1964) observó como unos extraterrestres reparaban una “nave espacial” con ayuda de la tripulación de otro artefacto.  La testigo vio como los humanoides utilizaban una caja de herramientas. En esta experiencia los principales puntos a destacar sería los siguientes; “mecánicos”, “cajas de herramientas” y colaboración en la reparación de un motor. ¿Dónde hallamos esta información?. La biografía de la Sra. Marianne ofrece evidencias notorias del origen de este episodio. Cuando la testigo residía en la granja de sus padres, observaba con frecuencia las  rutinarias reparaciones de maquinaria agrícola, en la que a veces colaboraban los vecinos.




La testigo recordaba como de niña había presencia en infinidad de ocasiones como en la granja de su padre reparaban la maquinaria agrícola con ayuda de los vecinos.





4.- EL “MODULO LUNAR” DE HITLER
Juan González Santos (Algeciras, Cádiz, España, 1981) observa un OVNI en forma de modulo espacial de la NASA y con una especie de esvástica como insignia. ¿Dónde podemos hallar los orígenes de este singular episodio?. Una entrevista detenida con el protagonista nos ofrece todas las claves. Semanas antes de su avistamiento, González Santos había visto un documental de la llegada del hombre a la Luna que le había impresionado, y curiosamente el tren de aterrizaje del supuesto OVNI es idéntico al del modulo espacial de la agencia norteamericana. Pero la pregunta clave de este encuentro sería ¿por qué una esvástica en el OVNI?. Si el planteamiento de la ecuación de la Distorsión es correcto, este detalle tan particular e importante deberíamos encontrarlo en el propio testigo. De forma delatadora, Juan González Santos era un gran aficionado a los temas de la Segunda Guerra Mundial y concretamente al bando alemán. Esto explicaría por qué ningún otro testigo en el mundo ha visto jamás otra esvástica en el fuselaje de un OVNI. Siguiendo esta interesante premisa, el agente de policía Lonnie Zamora (Socorro, Nuevo México, 1964) observó un símbolo en el exterior de un OVNI. ¿Cómo podría ser el “logotipo” qué vería un patrullero?. Sospechosamente el signo distinguido por Zamora era similar a una señal de tráfico; “triángulos con líneas”. Pero aún existen más ejemplos. Si retomamos el suceso del Sr. Laxton las letras y números que observó en el lateral del OVNI parecían una representación “distorsionada” de la palabra USAF



El OVNI observado por Santos tenía un gran parecido al modulo espacial que había visto por televisión semanas antes de su encuentro.



5.- “COHETES” NO IDENTIFICADOS
Los Pilotos Clarence S. Chiles y John B. Whitted (Montgomery, Alabama, 1948) observan un ovni en forma alargada dividido en secciones como los aviones y proyectiles de la época, y además es propulsado por llamas, ¿qué otra cosa podría ver un piloto?.



Los pilotos describieron el OVNI como un gran misil con ventanillas.



6.- UN EXTRATERRESTRE “RUSO” ARMADO
En plena oleada ovni sobre Francia (Raon-l´Etape, Vosgos, 1954), Lazlo Ujvari,  se topa, en mitad de un bosque, con un hombre vestido como un piloto humano que le amenaza con un revólver. Nuestro protagonista no se siente amenazado. El extraño visitante armado le habla en varios idiomas diferentes hasta que el testigo le habla ruso y se comunican. Tras andar varios metros descubre entre las sombras un enorme artefacto de unos 6 metros de diámetro y 3 metros de altura, compuesto por dos platos superpuestos de color gris oscuro, con una cúpula en la parte superior. Sobre la cúpula hay una antena en forma de “sacacorchos”. Tras despedirse, el artefacto despega. ¿Qué tipo de testigo no se sentiría aterrorizado por un hombre armado en mitad de la noche?. ¿Un militar? ¿un policía?... Efectivamente. Lazlo Ujavari era un aguerrido exlegionario, habituado como explicó a la prensa a las situaciones tensas y a las armas. Además para completar la participación inconsciente del testigo en la elaboración de la experiencia, Lazlo Ujvari conocía varios idiomas y fue él, el que tomo la iniciativa de utilizar el ruso, lo que implica una interacción directa del testigo en el resultado final del encuentro.



El testigo un exmilitar habituado a las situaciones límites, no se amedrentó por la presencia de un hombre armado en la oscuridad de la noche...



7.- EL MAPA ESTELAR DE NORMANDÍA
Y un último ejemplo. El elemento más importante y célebre de la experiencia de abducción protagonizada por el matrimonio Hill (Hampshire, 1961) era un supuesto mapa estelar observado en el interior del OVNI (nunca vuelto a ver por nadie). Si los investigadores se hubieran tomado la molestia de visitar los lugares que frecuentaba Betty y su marido, hubieran comprobado que en el salón del hotel donde se reunían con los miembros del NAACP (Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color), sobre la pared, había colgado un cuadro con un mapa de la 2ª Guerra Mundial. Concretamente del desembarco de Normandía. Si superponemos el pretendido mapa de las estrellas con este mapa militar, comprobaremos que son casi idénticos. Betty Hill de forma inconsciente ofreció esta información visual al “agente externo” para componer la idea del mapa estelar…



La similitud del pretendido mapa estelar alienígena (abajo) con el mapa del desembarco de Normandía (arriba) es evidente.




CONCLUSIÓN
A tenor de estos ejemplos, la conclusión más evidente que extraemos es que hasta la fecha hemos realizado las preguntas incorrectas para intentar solucionar el enigma de los encuentros cercanos con OVNIs. Al presuponer que lo que los observadores nos narraban era una realidad incuestionable. Sin embargo estos incidentes  son hábiles manipulaciones/construcciones “psíquicas” que pretenden hacer creer una cosa que no es tal; una observación del descenso de una nave espacial alienígena.
Y quizás lo más importante, los testigos pasan de ser meros observadores independientes, sorprendidos ante el eventual aterrizaje de una nave extraterrestre, para erigirse en los verdaderos objetivos y protagonistas de estas experiencias. Su participación es vital para la realización de estas escenificaciones “ficticias”, ya que un “agente externo” desconocido utiliza su material informativo inconsciente para componer y dar vida a los elementos de la escena. Sin su contribución “involuntaria”, el resultado expuesto ante los ojos del testigo no sería el mismo y probablemente ni siquiera existiría. Por tanto, el significado y  objetivo de estos episodios han sido malinterpretados desde sus inicios, adjudicándoles unos propósitos totalmente ajenos a su verdadera naturaleza. No estamos tratando con unas visitas extraterrestres al uso, descodificadas erróneamente bajo el prima humano del desembarco exploratorio de unos científicos extraterrestres. Todo esto es debido a la acción deliberada de un “agente no identificado” que pretende inculcar este concepto.

Seguramente estamos enfrentados a un paradigma de dimensiones desconocidas cuyas fronteras y repercusiones se hallan en las invisibles barreras de la psique humana. Sólo entendiendo la implicación de los testigos en la elaboración de estos encuentros cercanos llegaremos a entender y comprender la trascendencia o no, de estos sucesos….








FUENTE: JOSE ANTONIO CARAV@CA

0 comentarios:

Publicar un comentario