martes, 22 de diciembre de 2015

Mientras en los últimos días he leído algunos ataques a Carl Sagan, lo cierto es que SETI sigue trabajando para encontrar señales de vida en el espacio, desde la ciencia. La "Matriz de telescopios Allen" está en marcha, enfocando intenciones en un sector del espacio que despierta pasiones y preguntas. Sucede que los patrones de observación de la luz de la estrella KIC 8462852 dan un resultado inesperado: parpadeos que podrían ser interpretados como "artificiales".

La noticia lleva ya unos cuantos días en los medios y me he tomado el tiempo de analizarla: la estrella KIC 8462852 es un verdadero misterio. Este astro de clase F (con una enana roja que la acompaña) y lo que parece ser un sistema planetario, al menos eso es lo que el telescopio Kepler ha detectado. Pero la historia se pone más extraña cuando aparecen estos "cambios irregulares de brillo" que han despertado a más de uno del letargo, generando una variedad de hipótesis. Entre estas, la de la posibilidad de un "artefacto artificial" generando el fenómeno es parte de lo que considera (sin mucho entusiasmo) el SETI, que ya se está encargando de buscar más datos.

El reconocido sitio Space.com incluye una entrada que cita información del SETI: "Estamos buscando respuestas con la "Matríz de telescopios Allen", dijo Seth Shostak en una entrevista publicada ayer. "Pero quizás deberíamos moderar el entusiasmo, pensando en las experiencias históricas", agregó, antes de recordar que los Pulsares también fueron considerados "tecnología extraterrestre" en las primeras observaciones. "Esto sugiere que vamos a encontrar una explicación para esto, pero no va a incluir a los Klingons".

Sin embargo, no todos los astrónomos piensan de la misma manera, lo que además de sano, es ilustrativo acerca de cuánto pueden diferir las opiniones de dos científicos sobre un mismo paquete de datos. Jason Wright, un astrónomo de la Universidad del Estado de Penn, ofreció una alternativa a ese patrón de luz. Según dice, lo descubierto es compatible con la presencia de una «súper-estructura» de origen alienígena. Tal como postula el programa de búsqueda de inteligencia extraterrestre SETI, las supuestas civilizaciones alienígenas podrían detectarse gracias a la presencia de artefactos descomunales orbitando las estrellas.

«Aunque los alienígenas sean la última hipótesis que debas considerar, esto parece tener el aspecto de algo que construiría una civilización», declaró Wright en «The Atlantic».

HISTORIA

En 2009, se descubrió que la luz de KIC 8462852 parpadeaba dos veces. Pero en 2011 se apagó de forma más prolongada y en 2013 comenzó a tener parpadeos muy rápidos. Desconcertados por este patrón, los científicos pensaron que solo podía tratarse de un gran cuerpo orbital, de forma irregular, que podría corresponder a un disco protoplanetario (una nube de gas que permite la formación de planetas). Pero en seguida se descartó esta opción, porque estos discos aparecen en estrellas jóvenes y KIC 8462852 no lo es.

Sea lo que sea, se considera que esa estructura que absorbe la luz es dispersa y que debe haberse formado recientemente, porque si no habría sido devorada por la estrella o habría sido compactada. Pero lo cierto es que parece tener el aspecto de un extenso goteo de pintura.

ORBITANDO

Orbitando la noticia se han presentado titulares de lo más extraños, como sucede en la mayoría de estos casos. Lo cierto es que dos cosas sucederán en los próximos meses: aquellos con la capacidad técnica de realizar las observaciones las harán y comunicarán sus hallazgos. Luego, estos comunicados serán más o menos aceptados por el público. Sea que se encuentre una civilización extraterrestre o un nuevo tipo de cuerpo cósmico, las sospechas se van a mantener de manera constante.

Sin embargo, lo que más me sorprende es que se tome este tipo de noticias para atacar la figura de una persona fallecida, como Carl Sagan. No son pocos quienes han aprovechado para despotricar contra su trabajo, acusándolo de "encubridor" de "realidades extraterrestres". Sagan, para quienes no lo saben, participa en algunos libros (jamás publicados en español) en los que se trata el tema extraterrestre, compartiendo cartel con Jaques Vallée (por ejemplo). Al mismo tiempo, fue uno de los más grandes promotores del SETI y realizó profundos trabajos sobre los microclimas de Marte, según su biógrafo "debido a su fascinación con la vida extraterrestre". No sé que se le pueda reprochar a un científico que alguna vez dijo: “Cuando tenía diez años decidí… que el universo estaba lleno. Había demasiados lugares para que éste fuese el único planeta habitado”.

Fernando Silva Hildebrandt.

Fuente: www.space.com / www.abc.es

0 comentarios:

Publicar un comentario